Páginas

2010/05/12

601 - 781 Ducado de Vasconia

El Ducado de Vasconia, transcrito también en latín como Wasconiae según las fuentes de la época, fue una entidad de la Alta Edad Media constituida hacia el 601-602 por los reyes francos merovingios sobre la base territorial de la circunscripción o ducatus de la provincia bajoimperial romana de Novempopulania, en la antaño provincia augustiniana de Gallia Aquitania, y que se extendía desde el sur del curso bajo del río Garona hasta la vertiente continental de los Pirineos, siendo su primer titular el duce Genial de Vasconia hasta el 627.


Poblado principalmente por descendientes de los aquitanos y de habitantes procedentes del territorio peninsular de los vascones desde el siglo II, con los que los duques de Vasconia mantuvieron estrechas relaciones, el ducado de Vasconia gozó de la autonomía característica que concedían los monarcas merovingios a los territorios gobernados por sus oficiales principales, hasta que tras el cambio a la dinastía carolingia se decidió su integración a partir del siglo VIII en el ducado de Aquitania, que pertenecía a los condes de Gascuña o comes Guasconia, en una entidad feudal a veces referida por algunos sectores como Ducado de Aquitania-Vasconia,1 y que nuevamente se separarían en el 877 para constituirse en ducado de Gascuña y ducado de Aquitania. Ambos títulos se reunieron definitivamente en la figura de Guillermo VIII de Aquitania a partir del 1063.

Historia

El término Wasconia aparece en los textos de cronistas francos, principalmente Gregorio de Tours y Fredegario, para designar al territorio de la provincia romana de Novempopulania, que se extendía entre el curso bajo del río Garona y la vertiente continental de la cordillera de los Pirineos tras la descomposición del Imperio romano durante el siglo V. Con anteriodidad, durante la Edad Antigua, Novempopulania había estado poblada por los aquitanos según describió Julio César en su obra De Bello Gallico, recibiendo población de los vascones, desplazados desde el territorio original en la Península ibérica, a partir del siglo II.2

En el año 418, los visigodos se instalaron en la región gracias a un pacto de federación o foedus acordado con Roma, pero tuvieron que abandonarla a partir del 507 como consecuencia de su enfrentamiento armado con los francos merovingios que, dirigidos por el rey Clodoveo I, resultaron vencedores en la batalla de Vouillé.3 Poco después, tras la muerte de Clodoveo en el 511, los herederos de la monarquía merovingia organizaron parte de sus posesiones del norte en torno a las entidades principales de Neustria y de Austrasia bajo el control directo de los soberanos, mientras que una parte del resto de sus posesiones territoriales se organizaban en entidades autónomas dirigidas por los oficiales poderosos del reino: condes, duques, patricios y rectores según la tradicional estructura merovingia de poder descentralizado.4

En Wasconia y la periferia pirenaica del Vasconum saltus, las incursiones armadas y los enfrentamientos con los oficiales merovingios se hicieron frecuentes a partir del último tercio del siglo VI. Las crónicas de Venancio citan las luchas mantenidas hacia el 580 con el rey franco Chilperico y el comes de Burdeos, Galactorio,5 mientras que Gregorio de Tours se refirió a las incursiones que tuvo que enfrentar el duque Austrobaldo en el 587 con posteriodidad a la derrota del duque Bladastes en el 574 en Sola.6 Estas expediciones coincidieron en el tiempo con diversas acciones militares que tenían lugar en el territorio de los vascones en Hispania y que han llevado a considerar a autores como Estornés Lasa7 que tales enfrentamientos se inscriben en una acción común en pro de la libertad nacional de una supuesta organización de vascones unidos. Sin embargo, no han llegado fuentes primarias de la época que confirmen esa coordinación de vascones en ambas vertientes de los Pirineos o que sugieran una alianza entre godos y francos frente a un enemigo común8 y aunque el cosmógrafo de Rávena distingue entre Spaniaevasconum y Guasconia, tampoco existen conocimientos precisos sobre la organización interna de aquellos pueblos.

Creación del ducado (602)

En el año 602, los reyes Teoderico II y Teodoberto II decidieron constituir la Marca del Ducado de Vasconia para, según considera Iñaki Bazán,9 ejercer un mejor control militar sobre el área, de recaudación de impuestos y de administración de la justicia, disponiendo al frente al duque Genial. Más tarde, entre el 635 y 638 el rey Dagoberto I emprendió una campaña de represión de los pobladores vascones que permitiría su sometimiento.9

Autonomía: Eudón el Grande y Roncesvalles

Entre el 718 y 721 se instauró el principado de Aquitania con Eudón el Grande, jefe militar que había derrotado a los musulmanes y que con el apoyo de los vascones lograría progresar en la consolidación de la autonomía del principado, proseguida por los sucesivos Hunaldo y Waifre en oposición a los carolingios desde Carlos Martel. La respuesta real llegó durante los años 760, cuando el rey Pipino el Breve decidió combatir al príncipe Waifre hasta que en el 768, tras alcanzar las orillas del Garona, una representación de los vascones prestó fidelidad desde su territorio a la corona y a los herederos, Carlomán y Carlomagno.9

Sin embargo, poco después se reprodujeron con Carlomagno las disputas a las que trató de poner fin militarmente luchando contra el príncipe Hunaldo II de Aquitania en el 769 y durante la incursión en territorio peninsular de los vascones, que finalizó para los intereses francos en un desastre tras el episodio de Roncesvalles del 778.

Integración en el ducado de Aquitania y escisión del condado de Gascuña

En el 781, Carlomagno decidó finalmente delegar en su hijo heredero Ludovico Pío el nuevo Condado de Gascuña, donde el vocablo Guasconia ya derivaba de Vasconia, creado al interior del ducado de Aquitania y que se organizaría en torno a la ciudad de Bayona y el río Adur, como entidad feudal vasalla del reino carolingio. Durante el periodo condal se mantuvo la estrecha relación cultural tradicional con los territorios peninsulares que se habían conformado en torno al reino de Pamplona y el condado de Aragón, algunos de cuyos titulares contrajeron matrimonio con las hijas de los comes Guasconia. En el año 1063 se produjo la fusión del condado con el ducado de Aquitania, reunidos por Guillermo VIII.10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada